5 de junio de 2017

La historia de un equipo campeón.

En noviembre de 2011 nuestro colegio decidió sacar su primer equipo femenino de fútbol sala para competir en el campeonato regional escolar. 5 años y 6 meses después nuestro centro se proclama campeón, después de una final no apta para cardiácos que se decidió en la tanda de penaltis. El llegar hasta aquí no ha sido ni fácil, ni tampoco casualidad, esta es la historia de cómo se construyó un equipo campeón.
En junio de 2013, nuestro equipo alevín femenino de fútbol sala que acababa de caer eliminado en cuartos de final por Roldán FSF, a la postre vencedor del torneo, se preparaba para participar en el último torneo del año. El último del año y también el último para una generación de chicas, capitaneadas por Marina,  que después de haber pertenecido al equipo durante dos años, dejarían el equipo puesto que acababan 6º.

En ese torneo una jovencísima promesa del colegio participó de portera con nosotros, nos estamos refiriendo a Victoria, una alumna de 2º de primaria. A pesar de llevarse de 3 a 5 años con las niñas del equipo, eso no fue excusa para que hiciera un gran torneo y que despertase los halagos de sus compañeras en cada jugada. 
  Ese fue el verdadero comienzo de este proyecto que finaliza este año con este título. Al año siguiente (2013-2014) el colegio se inscribió para participar en un campeonato llamado Multideporte. En ese campeonato, destinado a niñ@s de 3º y 4º se jugaba a balonmano y fútbol sala. En el equipo de ese año a Victoria, que jugaría de portera, se le uniría su compañera de clase Cloe. Ese año el equipo de Multideporte se quedó segundo de Cartagena y en los cuartos de final fue eliminado.
En el curso 2014-2015, Victoria y Cloe volverían a participar en Multideporte, puesto que no se dejaba participar a niñas benjamines en la categoría alevín, como ha sucedido este año. Por cierto, se quedaron campeonas de Cartagena, pero volvimos a caer en Cuartos de final. En el equipo alevín de ese año tuvimos grandes problemas para encontrar una portera que se sintiera segura bajo los palos y que se sintiese motivada para cumplir con la dificil misión de la portera.  Entonces fue cuando en el recreo descubrimos a una alumna que le gustaba jugar de portera, llamada Ainhoa Sahuquillo. Nuestra nueva portera lo hizo realmente bien, y con esta incorporación nos asegurabamos portera para rato porque estaba en 4º de primaria, aunque podría jugar porque tenía un año más.

Cuando comenzó el curso 2015- 2016, Ainhoa Sahuquillo le dió la bienvenida al equipo alevín a Victoria y a Cloe. En ese equipo también entró una chica que hasta pocos meses antes, el fútbol sala no había despertado su interés, nos estamos refiriendo a Candela. Pasó de no gustarle jugar a ser una de las más implicadas del equipo. Estas cuatro chicas formaron parte de un equipo que volvió a quedar campeón de Cartagena después de 2 años, pero que lamentablemente perdió el partido de cuartos en el último minuto, después de conseguir empatar un 0-2. El vídeo que resumen el campeonato de ese año finaliza con la siguiente frase "El año que viene volveremos..." Y ¡Vaya, si volvieron!
video

Cuando comenzó el curso 2016-2017, el equipo femenino contaba sólo con 4 jugadoras, Ainhoa Sahuquillo, Victoria, Cloe y Candela. Sobre el esqueleto del equipo del año anterior, se fueron añadiendo chicas de 6º que cada una aportaba algo al equipo, y cuya progresión a lo largo del año fue realmente espectacular. Nos estamos refiriendo por ejemplo a: Mileiva, Paula, Nieves, Marta y Ainhoa Segura. Este año sería el primero en el que el colegio participaría con dos equipos femeninos. Al equipo le faltaba la guinda y después de sopesar mucho los pros y los contras, la solución fue muy sencilla. Gabriela, alumna de 3º, una niña muy coordinada y con grandes dotes para el deporte, formaría parte del equipo femenino A; puesto que aunque jugaría menos pero aprendería mucho, tanto de sus compañeras como de las experiencias que iba a vivir. Será la jugadora sobre la que basemos los futuros equipos del cole.
Pues con este pasado, se puede entender ahora muchas cosas de las que nos han pasado este año. Por ejemplo, porqué Victoria ha parado tantos penaltis, porqué Victoria y Cloe creaban tantas jugadas de ataque juntas, porque Ainhoa Sahuquillo ha estado con tanta confianza bajo los palos, porqué Candela ha jugado cómo si cada minuto fuera el último...

Lo que es algo impresionante es la capacidad con la que las nuevas jugadoras han conseguido llegar a un gran nivel tanto técnico como táctico. Además de contagiarse de las más veteranas, las nuevas han sido un ejemplo de compromiso, esfuerzo y sacrificio por el equipo. Tanto en cuartos como en la final, Marta, Nieves, Ainhoa Segura, Gabriela tuvieron como misión frenar a la mejor jugadora rival, y le podemos poner un sobresaliento puesto que si no fuera por su esfuerzo no hubieramos llegado tan lejos.

Para acabar voy a nombrar a las dos cierres del equipo, Paula y Mileiva, puesto que su trabajo ha sido digno de recalcarlo. Para jugar en la posición más complicada y con más responsabilidad del equipo, según mi opinión, su ejecución ha sido extraordinaria, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestro tipo de juego es de ir a presionar al rival, por lo que al cierre hay veces que lo ponemos en más de un aprieto.

Pues esta es la historia de cómo se construyó año a año un equipo que ha pasado a la historia. Ojala en el futuro tengamos la oportunidad de volver a tener un equipo tan compacto y unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario